January 22, 2013 10:02 AM CST

Israelíes acuden a elecciones que prevén reelección de Netanyahu

Últimas Noticias de Mundo

Israelíes acuden a elecciones que prevén reelección de Netanyahu

Los israelíes acudían el martes a votar en una elección en la que se espera que el primer ministro Benjamin Netanyahu consiga un tercer mandato, llevando al estado judío más a la derecha, lejos de la paz con los palestinos y hacia la confrontación con Irán.

Israelíes acuden a elecciones que prevén reelección de Netanyahu
Israelíes acuden a elecciones que prevén reelección de Netanyahu

Pero el partido Likud de Netanyahu, que ha forjado un pacto electoral con el grupo ultranacionalista Yisrael Beitenu, obtendría menos bancas en el Parlamento que en los comicios anteriores, y las encuestas muestran un ascenso en el respaldo al partido de extrema derecha Casa Judía.

Fuentes políticas indicaron que Netanyahu, preocupado por su aparente caída en popularidad, se acercaría a los partidos de centro-izquierda luego de la votación en un esfuerzo por ampliar su coalición y presentar un aspecto más moderado a Washington y a otros aliados que observan atentos los desarrollos en el país.

"Queremos que Israel tenga éxito, votamos a Likud-Beitenu (...) Cuanto más grande sea, más éxito tendrá Israel", dijo Netanyahu después de depositar su voto junto a su mujer y sus dos hijos.

Unos 5,66 millones de israelíes están llamados a las urnas, y los centros electorales estarán abiertos hasta las 10 p.m. (2000 GMT). Los resultados completos se conocerán el miércoles por la mañana, abriendo el camino para conversaciones sobre la conformación de la coalición que podrían tardar varias semanas.

La poco brillante campaña electoral no logró focalizarse en ningún tema puntual y con la victoria de Netanyahu prevista por todos los sondeos de opinión, los dos bloques políticos más importantes parecieron dedicarse más a resolver cuestiones internas que a confrontar uno con otro.

"Hay un rey sentando en el trono en Israel y yo quiero destronarlo, pero parece que eso no pasará", dijo Yehudit Shimshi, un docente retirado que votó en el centro de Israel, en una mañana cálida de mitad del invierno boreal.

Ningún partido israelí ha conseguido nunca una mayoría absoluta, lo que significa que Netanyahu, que dice que lidiar con las ambiciones nucleares de Irán es su máxima prioridad, tendrá que hacerse con varios aliados para controlar el Knesset de 120 bancas.

El ex militar ha buscado respaldo tradicionalmente en los partidos conservadores y religiosos y se espera que tienda la mano hacia quien ha sido la estrella sorpresa de la campaña, el millonario Naftali Bennett, que dirige el partido de extrema derecha Casa Judía.

El joven dinamismo de Bennett ha tocado la fibra sensible de los israelíes, muchos de los cuales ya no creen en la posibilidad de un acuerdo de paz con los palestinos, y ha erosionado la base de apoyo de Netanyahu.

Las encuestas sugieren que podría hacerse con hasta 14 escaños, muchos a costa de Likud-Beitenu, que según los últimos sondeos del viernes conseguiría 32 asientos, 10 menos que los que ganaron ambos partidos en el 2009 cuando se presentaron con listas separadas.

Este resultado podría avergonzar a Netanyahu, pero lo dejaría todavía en la primera posición para formar el próximo Gobierno. Conociendo la amenaza, el hijo de Netanyahu, Yair, instó a los jóvenes israelíes a que no abandonen al antiguo y establecido Likud.

"Incluso si hay partidos más de moda, hay un partido que tiene una historia probada", dijo el martes después de votar.

IMAGEN EXTERIOR

Con todo, algunos analistas políticos han especulado con que Netanyahu podría intentar proyectar una imagen más moderada de Israel en el escenario mundial y tratar de compartir el poder con formaciones centristas, como Yesh Atid (Hay un futuro), un partido recién formado liderado por el ex presentador de televisión Yair Lapid.

El principal partido de oposición de Israel, el Laborista, que se cree que conseguirá 17 bancas, ya ha descartado repetir lo que pasó en el 2009, cuando entró inicialmente en el Gabinete de Netanyahu, prometiendo promover las negociaciones de paz con los palestinos.

El diálogo patrocinado por Estados Unidos se rompió solo un mes después de empezar en el 2010, tras una disputa sobre la construcción de asentamientos y ha permanecido así desde entonces. Netanyahu culpó a los palestinos por el fracaso y dice que su puerta sigue abierta a las negociaciones.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, asegura que no volverá a la mesa a menos que Israel detenga la construcción de asentamientos.

Eso parece poco probable, después de que Netanyahu aprobara la edificación de unas 11.000 casas para colonos sólo en diciembre, poniendo más presiones sobre las ya difíciles relaciones con el presidente estadounidense, Barack Obama, que el lunes juró un segundo mandato.

 

Copyright 2010 Thomson Reuters. All rights reserved.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code