By Daniel Higa Alquicira | December 26, 2012 9:43 AM CST

La nueva estrategia de seguridad nacional

Últimas Noticias de Politica

La nueva estrategia de seguridad nacional

 

La nueva estrategia de seguridad nacional
La nueva estrategia de seguridad nacional

Daniel Higa Alquicira

En la II Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, presidida por el Presidente Enrique Peña Nieto y en donde asistieron gobernadores, el Jefe de Gobierno del DF, y representantes de las Cámaras de Diputados y Senadores, se hizo pública la línea que han de seguir en esta nueva etapa de lograr la paz y seguridad en México.

EPN propone "seis líneas de acción para lograr un México en Paz". Así, plantea una primera etapa de Planeación, donde se definirán responsabilidades  y fechas para lograr los objetivos.

La segunda propuesta es un "programa trasversal de prevención", donde se agruparán acciones todo el trabajo social necesario (rescate de espacios públicos, apoyo a proyectos productivos, escuelas de tiempo completo, etc.) para crear ambientes protegidos.

El tercer vértice es lograr una Reforma de Derechos Humanos   e implementar el Programa Nacional de Derechos Humanos. El cuarto punto es alcanzar una coordinación entre instituciones y gobiernos para lograr los objetivos.

La quinta propuesta  pretende transformar el plano policial y de procuración de justicia en México y finalmente está la Evaluación, en donde a través de una sana retroalimentación de ideas se ajusten las políticas para lograr los objetivos de "darle paz y tranquilidad a los mexicanos reduciendo la violencia".

Estos puntos serían el eje principal que presenta el gobierno federal para reducir los altísimos niveles de violencia, ejecuciones y delitos que dejó la Estrategia Nacional de Seguridad Pública implementada por Felipe Calderón.

¿Pero qué tiene de interesante esta nueva propuesta? Si bien es cierto que no necesariamente presenta cosas nuevas o radicales para enfrentar la situación de violencia en México, hay algunos aspectos que son relevantes tomando en cuenta la cerrazón del gobierno anterior cuando se tocaban estos temas.

El primer punto que destacaría es la voluntad política que tienen casi todos los gobernadores y los representantes de las cámaras, de que hay que cambiar el rumbo y ya nadie puede hacerse el sordo.

En este sentido, las propuestas cuatro y seis hablan de corresponsabilidades, de trabajo en conjunto, de retroalimentación, de ajustes, de coordinación. Algo que no sucedió con Calderón y que provocó que los estados cumplieran con pedir la ayuda de elementos de la fuerza federal y el gobierno federal con mandarla, pero siempre fue un diálogo de sordos.

Después, estas situaciones devinieron en hechos que muchos interpretaron como venganzas políticas -como el Michoacanazo, por poner un ejemplo-, en donde los propios gobiernos estatales se convirtieron en los enemigos de las fueras federales.

Es decir, ahora de entrada ya se están delimitando responsabilidades y compromisos entre todos los órdenes de gobierno.

Esto permite teóricamente, eliminar la posibilidad de que alguien no sepa cómo se van a hacer las cosas o qué es lo que va a tener que hacer, cosa que ocurrió infinidad de veces con la administración federal pasada, llegando incluso a culpar directamente a los gobiernos estatales de ser los responsables de la violencia y la corrupción por no hacer lo que supuestamente tenían que hacer.

Pero algo que dañó mucho a la sociedad en la "lucha contra el crimen organizado" decretada por Calderón -además de los 100 mil muertos y miles de desplazados y desaparecidos-, fue el tema de los derechos humanos. El nuevo gobierno federal se enfrenta al fantasma de que México está catalogado como un país torturador  y que sus fuerzas federales no respetan los derechos humanos de sus ciudadanos.

De ahí la importancia de fortalecer este sector, hacerlo transparente y que la sociedad esté segura con la presencia de los soldados y policías. Porque en muchas comunidades la presencia de soldados o PF incrementó el miedo y la angustia, porque ya no solamente era el crimen organizado el que los amenazaba, sino también las fuerzas federales.

Pero el punto más importante y que es la clave del éxito de cualquier política relacionada a seguridad pública se engloba en el punto dos. "Programas transversales de prevención"-los define el texto, en donde se deben de atender todas las necesidades sociales, económicas y culturales de cada una de las zonas catalogadas como vulnerables.

El tema social fue un puñal que el gobierno de Calderón lo llevó clavado en el pecho porque no supieron -o quisieron- atender, antes que cualquier otra acción, las necesidades reales de la sociedad.

Nada más hay que recordar que pasó en Ciudad Juárez. Llegaron las fuerzas federales, se elevaron las ejecuciones, fue declarada como la ciudad más violenta del mundo y hasta mucho tiempo después -3 o 4 años-, implementaron el programa "Todos somos Juárez",  que pretendía resarcir el daño provocado al tejido social que ya para entonces estaba totalmente desecho.

Ojala que este punto sea prioritario para el nuevo gobierno, ya que sin medidas sociales preventivas que minimicen los factores de riesgo -sobre todo en la juventud-, no habrá estrategia que alcance un  éxito real.

Finalmente está la "transformación institucional de los ámbitos policial y de Procuración de Justicia". Ya lo habíamos comentado en alguna entrega anterior en donde comentábamos que estos dos sectores fueron la gran derrota del Calderón.

No logró limpiar a la PGR, la justicia empeoró en México, la policía federal -ya sea la PFP, AFI, PF- no funcionó y terminó carcomida por la corrupción. El gran objetivo de Calderón era cambiar a estas instituciones y dejar un verdadero legado histórico a partir de haber sido el presidente que logró erradicar la corrupción, pero no estuvo ni cerca de lograrlo.

Por eso EPN plantea nuevas ideas como la creación del Cuerpo de Gendarmería -que supliría a la policía federal- para modificar esta realidad tan alarmante que vivimos en materia policial y de procuración de justicia. En estos temas la sociedad literalmente está desprotegida.

La verdad es que no la tiene nada fácil el nuevo gobierno, pero lo que esperamos todos los mexicanos es que disminuyan los delitos (extorsiones, secuestros, amenazas, cobros de pisos de suelo, etc.) que afectan directamente a los ciudadanos de a pie, que somos los más indefensos.

Esperemos que estos seis ejes que plantea EPN cumplan con su función y no se queden simplemente como buenos deseos. Ya pasamos por un sexenio en donde nos metieron a una guerra y a nadie le preguntaron qué pensaba de eso.

Ahora por lo menos están avisando qué es lo que pretenden hacer, cosa que de entrada es más positivo que estar escuchando día y noche a un señor diciendo que su estrategia funciona y que no le importa lo que piensen los demás... ¡Felices Fiestas!

 

Archivo
La nueva estrategia de seguridad nacional
This article is copyrighted by International Business Times.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code