By Edmar Ariel Lezama | December 17, 2012 10:07 AM CST

No sólo la prohibición de armas evita matanzas

Últimas Noticias de Mundo

No sólo la prohibición de armas evita matanzas

 

No sólo la prohibición de armas evita matanzas
No sólo la prohibición de armas evita matanzas

El fin de semana que termina, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo, se habla de esa tragedia del pueblo de Newtown que llevó a la muerte de varios niños en una escuela primaria a manos de un joven de 20 años.

Mayoritariamente las conclusiones a tal situación que se ofrecen son las más simples y quizá también las menos satisfactorias, pues todas giran en torno a la facilidad para adquirir armas en la nación que dirige Barack Obama.

Aunque es cierto que el acceder a una pistola o rifle facilita la tarea de matanza, no es el único factor que juega para llevar a cabo dicha acción, ya que inclusive con una estricta prohibición, el mercado negro es capaz de proveer cualquier objeto que uno desee.

No olvidemos lo que sucedió en Noruega en el mes de mayo del presente año, donde un solitario asesino fue capaz de distraer a la policía, para después dirigirse a la isla de Utoya y dar muerte a varios jóvenes presentes en una reunión de miembros de un partido político. El argumento para explicar dicha masacre fue el desequilibrio mental del ejecutante, aunque semanas después psiquiatras desecharon tal tesis, debido a que no encontraron desórdenes mentales en el acusado. Alguien que es capaz de violar la prohibición de armas y explosivos, crear un plan y dar muerte a varios no se le puede considerar con un "loco" cualquiera sino todo lo contrario. Al final, el argumento xenófobo contra ciudadanos musulmanes es el móvil del asesinato y la parte medular en todas las declaraciones del asesino en los interrogatorios. En las sesiones donde se llevaban a cabo los juicios, se pudo escuchar que se dio muerte a esos jóvenes, ya que en un futuro cercano serían ellos los encargados de abrir las fronteras a inmigrantes, pues esa es una política característica del partido político al cual estaban inscritos. La muerte como acto de prevención contra uno política pública que no me gusta.

La actitud descrita en el párrafo anterior sin lugar a dudas conlleva una formación ideológica fuerte, una postura extremista que busca reivindicar falsos nacionalismos que se deben defender con la misma vida si es necesario.

Un país que sin importar si es gobernada por Demócratas o Republicanos está en constante invasión a otras naciones con justificaciones tan burdas como el otorgamiento de derechos humanos a esas poblaciones, aunque en el camino se violen esos mismos derechos, es el combustible ideal que alimenta a sus habitantes a cometer crímenes como el del viernes con el argumento de defender la patria, argumento similar al del asesino noruego.

Estados Unidos profesa una doctrina liberal en lo social y económico, pero no al estilo de John Stuart Mill que establece perfectos límites y participación del Estado, de tal forma que no se violen garantías de nadie, sin importar su filiación política; el liberalismo de Estados Unidos es una invitación a la no participación del Estado en casi ninguna actividad, pues eso significa intervenir en la decisión de los habitantes, aunque dichas decisiones conlleven tragedias como la que ahora lamenta aquel país.

La declaración de Barack Obama justo después de enterarse de la tragedia no es la de un estadista crítico y con un plan que corrija el problema, ya que él se centró más en la parte sentimental, hablando sobre los niños muertos a los cuales se les había truncado un futuro exitoso, sin meditar que Estados Unidos ha sido el primero en romper infancias en Vietnam, Chile, Afganistán, Irak o  Japón debido a sus políticas de guerra e intervención. La sociedad radical estadounidense no encuentra diferencia entre los niños de los países mencionados y el suyo, debido a que si se trata de proteger intereses nacionales o propios, la violencia está justificada.

Barack Obama no habló sobre reformar el sistema educativo y los contenidos de sus programas, ya que esa sería una medida que en el largo plazo sería capaz de convertir a una sociedad inculta y fanatizada que mal entiende el liberalismo, en otra que busque una mejor convivencia social.

Hoy el problema no se soluciona con prohibir la venta de armas, sino con reformar los actuales patrones de convivencia; una labor que ni Demócratas o Republicanos tienen en su agenda de trabajo.

 

Edmar Ariel Lezama

 

@edmar_ariel

 

This article is copyrighted by International Business Times.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code