November 29, 2012 10:52 AM CST

Asamblea egipcia busca terminar nueva Constitución, siguen protestas

Últimas Noticias de Mundo

Asamblea egipcia busca terminar nueva Constitución, siguen protestas

La Asamblea que está delineando la nueva Constitución de Egipto dijo que el borrador final estaría listo el miércoles, una medida que los Hermanos Musulmanes creen que permitirá superar la crisis generada por un decreto del presidente Mohamed Mursi que muchos consideran que le otorga poderes dictatoriales.

Crisis política en Egipto incrementa tensión y protestas en El Cairo
Crisis política en Egipto incrementa tensión y protestas en El Cairo

Pero mientras opositores a Mursi permanecían por sexto día manifestándose en la emblemática Plaza Tahrir de El Cairo, los críticos señalan que apuesta de la Asamblea Constitucional dominada por islamistas de terminar rápido con el texto podría empeorar las cosas.

Dos personas murieron y cientos resultados heridas en protestas en todo el país desatadas por el decreto firmado por Mursi días atrás.

Los Hermanos Musulmanes esperan poner fin a la crisis reemplazando el controvertido decreto con una Constitución totalmente nueva que necesitaría ser aprobada mediante referendo popular, dijo a Reuters un funcionario del partido.

Se trata de una maniobra basada en la creencia de los islamistas de que pueden movilizar a suficientes votantes como para ganar el referendo: el partido ha ganado todas las elecciones desde que Hosni Mubarak fue derrocado.

Pero al parecer la medida profundizaría las divisiones en la sociedad egipcia.

La Constitución es una de las principales razones de enfrentamiento entre Mursi y los oponentes no islámicos, quienes están boicoteando a la Asamblea de 100 miembros porque acusan a los musulmanes de buscar imponer su visión al futuro de Egipto.

La legitimidad legal de la Asamblea ha quedado bajo cuestionamiento por una serie de casos judiciales que demandan su disolución. Su legitimidad popular se ha visto dañada por el retiro de miembros entre los que se encuentran representantes de la Iglesia y liberales.

"Comenzaremos ahora y terminaremos hoy (miércoles), si Dios quiere", dijo el presidente de la Asamblea, Hossam el-Gheriyani, al iniciar su última sesión en El Cairo. El funcionario expresó que el jueves sería "un gran día", e instó a los miembros que se habían retirado del organismo a regresar.

"Si están enojados por le decreto, nada va a detenerlo excepto una nueva Constitución emitida inmediatamente", agregó. Otros tres miembros de la Asamblea dijeron a Reuters que había planes de someter el documento a votación el jueves.

FORTALECIENDO EL AUTORITARISMO

En tanto, a metros de donde se realizaba el encuentro, manifestantes estaban nuevamente enfrentándose con la policía antidisturbios en la Plaza Tahrir. Miembros de la Asamblea miraron por televisión la lucha mientras esperaban entrar en sesión.

"La Constitución está en sus últimas fases (de creación) y será sometida a referendo pronto y Dios quiera que resuelva muchos de los problemas que hay en la calle", dijo Talaat Marzouk, integrante de la Asamblea Constitucional por el Partido Salafí Nour, mientras observaba las imágenes.

Pero Wael Ghonim, un prominente activista cuyo blog ayudó a encender la revuelta contra Mubarak, dijo que una Constitución aprobada en estas circunstancias "fortalecería el autoritarismo".

Se supone que la Constitución será uno de los pilares de un nuevo Egipto democrático luego de tres décadas del Gobierno autocrático de Mubarak.

La Asamblea ha estado trabajando por seis meses. Mursi había extendido su plazo de finalización del 12 de diciembre por dos meses, un tiempo extra que según Gheriyani no era necesario.

La Constitución determinará los poderes del presidente y del Parlamento y definirá los roles del poder judicial y la cúpula militar, que ha estado en el centro del poder por décadas hasta que Mubarak fue derrocado. También fijará el papel de la ley islámica.

El esfuerzo por concluir el texto rápidamente marcó una escalada, dijo Nathan Brown, profesor de ciencia política de la George Washington University en Estados Unidos.

"No va a ser visto como otra cosa que una medida de confrontación", señaló. "Sería considerada con hostilidad por muchos actores del Estado también, incluido el sistema judicial", añadió.

Profundizando la crisis, las cortes de Casación y Apelaciones de Egipto dijeron el miércoles que suspenderían su trabajo hasta que el tribunal constitucional se expida sobre el polémico decreto.

El sistema judicial, que no se ha reformado desde el derrocamiento de Mubarak, es un blanco central del decreto lanzado el jueves pasado por Mursi, que extiende los poderes del mandatario y coloca sus decisiones temporalmente fuera del alcance de la justicia.

Destacados jueces han estado negociando con Mursi sobre la forma de restringir sus nuevos poderes, mientras que los manifestantes quieren que disuelva la Asamblea.

"El presidente quiere crear una nueva dictadura", dijo Mohamed Sayyed Ahmed, un desempleado de 38 años que se manifestaba en la Plaza Tahir.

Por su parte, un portavoz del Corte Suprema Constitucional dijo que se sentía atacado por el presidente Mursi.

En un discurso el viernes, Mursi había halagado al sistema judicial en su conjunto, aunque se refirió a elementos corruptos que dijo querer erradicar.

La administración de Mursi insiste en que sus acciones apuntan a llevar a Egipto más rápidamente a una verdadera democracia, una declaración que sus oponentes rechazan.

Occidente teme por la turbulencia en una nación que tiene un tratado de paz con Israel y actualmente está gobernada por musulmanes.

Una nueva Constitución debe forjarse antes de que pueda ser elegido un nuevo Parlamento y hasta entonces Mursi ostenta tanto el poder ejecutivo como el legislativo. Una elección podría realizarse a comienzos del 2013.

 

Copyright 2010 Thomson Reuters. All rights reserved.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code