By Edmar Ariel Lezama | November 27, 2012 9:48 AM CST

A un año de la FIL, EPN será Presidente

Últimas Noticias de Politica

A un año de la FIL, EPN será Presidente

 

A un año de la FIL, EPN será Presidente
A un año de la FIL, EPN será Presidente

Justo hace un año que en Guadalajara Enrique Peña daba muestras de nulos conocimientos de literatura. Sus más férreos defensores argumentan que un Presidente, Gobernador, Alcalde, Regidor o Congresista no tiene tiempo de sentarse a leer, pues los problemas son tantos y el tiempo tan escaso, que resultaría poco beneficioso para la sociedad el hecho de tener un mandatario que se mete a los libros en vez de tomar decisiones.

Aunque los seguidores de Peña Nieto aciertan en cuanto a lo fugaz del tiempo, vale la pena meditar sobre la formación de quien ha llegado a un puesto de elección popular, debido a que no toda su vida Enrique Peña fue Gobernador ni Presidente, por lo que algún rato debió dedicar a la lectura. ¿Qué leyó el próximo Presidente electo de México durante su estancia en la universidad? Acaso como dicen los priistas gobernar es una cosa que se aprende sobre la marcha y no en los libros es realmente cierto.

Si damos como válida la anterior declaración, estaríamos quitándole todo el valor a clásicos de la ciencia política y economía, que son necesarios para entender la dinámica de la sociedad.

Para los teóricos y experimentados en administración pública, es común citar a "La República" de Platón como base de estudio en ámbitos gubernamentales. En ella se puede leer a través de forma de diálogos entre Sócrates y sus discípulos, la manera correcta en cómo establecer la justicia y la constitución ideal de una República. El camino planteado en dicho texto se basa en la educación que deben recibir los hombres y  los que pertenecen a las fuerzas armadas y del orden. El objetivo primordial del libro es la obligación moral del Estado para encontrar la mejor conformación de Nación.

Otro clásico de la materia y desconocido por nuestro próximo Presidente es "Utopía" de Thomas Moro, donde en dos tomos crea las condiciones necesarias política y económica para la conformación de un mejor lugar para vivir. La obra se desarrolla en la isla llamada "utopía", razón por la cual, de manera posterior a la publicación del texto los lugares y situaciones difíciles de encontrar, pero ideales, son llamadas con la palabra utopía.

"Principios de política" de Benjamin Constant es para muchos, el mejor tratado de liberalismo y posturas frente a regímenes despóticos. En dicho libro, el autor plantea tesis contrarias al militarismo y recomienda encauzar esos esfuerzos al comercio, pues de esa forma se pueden obtener mejores resultados. La forma en como Gran Bretaña se organiza políticamente ahora, está inspirada en dicho material.

Sin importar la corriente política que se elija, es necesaria la lectura del "Manifiesto del Partido Comunista" de Karl Marx y Engels, pues en ella se muestra a través de la lucha de clases, un modo de producción y la formación social que se deriva por ello, así como la base de la propiedad privada y la explotación, constante en casi todas las épocas pos feudales.

En este punto es probable que algún seguidor del Partido Revolucionario Institucional (PRI) argumente que Enrique Peña Nieto es abogado y no politólogo, por lo cual no estaría obligado a leer lo mencionado anteriormente.

Si revisamos la biografía del ex Gobernador del estado de México, podemos encontrar que su formación es en Derecho por parte de la Universidad Panamericana, organización ligada al "Opus Dei", razón por la cual es probable respondió en una feria del libro que el texto que cambió e influyo más en su vida  fue "La Biblia". Peña Nieto debe recordar dos cosas, la primera que México es un país laico, por lo que su influencia religiosa no debe ser la única guía para gobernar;  la segunda, es que al estar inscrito en una Facultad que imparta Derecho a nivel licenciatura, en algún momento debió leer títulos como "Tratado del Gobierno Civil" de John Locke, pues en él, se cimientan las estructuras legales de los primeros gobiernos civiles, dejando atrás un oscuro pasado monárquico y clerical.

Otro libro obligado en una Escuela o Facultad de Derecho es "El contrato social: o los principios del derecho político" de  Jean-Jacques Rousseau, donde se establece bajo la figura del contrato social, la visión filosófica del individuo que decide establecerse en sociedad, por lo que necesita del Estado de Derecho para poder vivir en orden.

"El espíritu de las leyes" de Montesquieu es quizá la obra más influyente para las sociedades occidentales contemporáneas, pues ahí se establece la separación de poderes, la condición que no pueden existir las mismas personas en cada uno, para de esa forma crear contrapesos reales. Montesquieu critica duramente el sistema británico, ya que no existe una separación real entre monarquía y la Cámara de los Lores y Cámara de los Comunes.

A todas luces Peña Nieto no conoce ninguna de las anteriores obras, y en lo que debemos ocuparnos como sociedad no es caer en un debate absurdo sobre si es necesario leer o no. La lectura es obligada a ese nivel de gobierno.

Edmar Ariel Lezama
@edmar_ariel
edmar_ariel@hotmail.com

 

Archivo
A un año de la FIL, EPN será Presidente
This article is copyrighted by International Business Times.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code