By Daniel Higa Alquicira | November 20, 2012 12:38 PM CST

El Buen Fin, el sueño de todo comprador

Últimas Noticias de Economía

El Buen Fin, el sueño de todo comprador

 

El Buen Fin, el sueño de todo comprador
El Buen Fin, el sueño de todo comprador

Daniel Higa Alquicira

Rebajas, mese sin intereses, bonos, descuentos masivos, reembolsos a monederos electrónicos, largas filas para pagar y el gusto de comprar a precios increíbles. Esto es el sueño de todo comprador que está a la espera de las buenas oportunidades para obtener un beneficio extra.

Así se vivió  El Buen Fin 2012, que dejó una derrama económica de 140 millones de pesos adicionales a las ventas comunes de cada fin de semana, según datos de los organizadores.

Esta idea nació en el 2011 por iniciativa de la Concanaco e impulsada fuertemente por grupos empresariales de renombre, con la intención de crear una especie del Black Friday gringo y que la economía nacional tuviera un repunte con la compra de bienes -principalmente duraderos- a precios rebajados.

En ese primer año, a pesar de que las cosas funcionaron bien (con un ingreso adicional de 106 millones de pesos por concepto de ventas) la sociedad no terminó del todo satisfecha con las ofertas y beneficios que encontraron en las tiendas y centros comerciales.

Este año hubo más información, algunos compradores  investigaron más a través de la Profeco y el propio portal oficial de El Buen Fin (que tuvo más 9 millones de visitas) e hicieron una especie de comparativo de calidad y precios para no dejarse engañar.

Por su parte, las tiendas -incluyendo los pequeños establecimientos y hasta los ambulantes- también mejoraron sus ofertas, ofrecieron una buena variedad de beneficios que fueron desde descuentos directos hasta reembolsos y de alguna manera, cumplieron con su objetivo primario de este evento que es vender más. 

De cualquier forma, este tipo de acciones conjuntas entre el sector empresarial, el gobierno federal y la sociedad, tiene como punto de encuentro crear una especie de "tradición" que abra el periodo navideño con ofertas y no tener que esperar hasta las rebajas de enero para encontrar buenas oportunidades.

Después de lo que sucedió en este fin de semana de "ofertones" y más allá del superávit en los ingresos, hay que plantearse algunas cuestiones con respecto a los problemas personales que puede producir esta medida.

Por un lado está el riesgo de gastar más de lo que se tiene. Con el adelanto de los aguinaldos, mucha gente tuvo ese dinerito extra que le permitió comprar algunas cosas este fin de semana, lo malo es que de aquí a la época decembrina -donde los gastos son mayores- todavía hay un buen trecho, lo que puede apretar el presupuesto para la cena, regalos, etc.

Por otro lado está el endeudamiento a través de las tarjetas de crédito. Este es un grave problema que es difícil de controlar por la poca cultura crediticia con la que contamos los mexicanos.

Según datos del Banco de México, son un poco más 12 mil millones de pesos lo que representa la cartera vencida por tarjetas de crédito en México. Y aunque esta cifra no ha tenido incrementos importantes en los últimos meses, sigue siendo uno de los principales problemas que tienen que enfrentar algunas personas que pierden el control de sus gastos.

Pero hay un punto que no se toca y tiene que ver directamente con los resultados de este fin de semana. Sería bueno que los estudiosos de estos temas analizaran qué porcentaje de las ventas fueron en efectivo y  cuantas a crédito.

Esto seguramente revelaría que la sociedad mexicana utiliza mayormente -y esto también por los beneficios adicionales que ofrecen- las tarjetas de crédito, lo malo es que esto no representa necesariamente que seamos una sociedad financieramente responsable.

Y ahí es donde estaría el complemento ideal. Ser capaces de crear una cultura financiera personal sólida para que este tipo de medidas comerciales, representen un beneficio verdadero y no una preocupación más por no poder cubrir los pagos de las tarjetas que se utilizan.

En México la cultura del ahorro, el buen manejo de las finanzas personales y hacer rendir el dinero -como dirían las abuelitas- es algo que no tenemos. Porque no se trata de tener muchas cosas o comprar mucho en las ofertas, se trata finalmente de alcanzar una estabilidad económica que nos permita disfrutar bien de las cosas que poseemos.

Esto es difícil, pero sería lo ideal. De acuerdo a como está el mundo y en la dinámica de consumismo en la que vivimos, es casi imposible para muchos detenerse a pensar en cómo está su economía personal. Aparentamos un supuesto nivel de vida con lo que compramos a crédito, aunque en el fondo no tengamos nada más que deudas...

 

Reuters
El Buen Fin, el sueño de todo comprador
This article is copyrighted by International Business Times.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code