By Edmar Ariel Lezama | November 14, 2012 3:45 PM CST

I griega comienza una revuelta

Últimas Noticias de Mundo

I griega comienza una revuelta

 

Érase una vez una isla llamada Babelia, que como toda región del mundo actual  pasó por procesos evolutivos darwinistas. Las mezclas entre habitantes y colonizadores no sólo trajeron las letras mayúsculas, sino a otras que tan indispensables y representativas son para el idioma como la eñe.

Babelia siempre ha vivido en paz, hasta que un día el Reino de los Académicos del Lenguaje arribó al puerto principal de la isla a emitir un decreto contra la i griega y la ché, ya que cortaba sus derechos más elementales como el de poseer un nombre propio.

Yo me llamo i griega, soy nieta de la bella y aristotélica epsilon, tengo tradición, esto no me lo pueden hacer, no, así nada más porque si, decía la  afectada a las otras letras. Ahora soy yo y después seguirán ustedes hablaba la hasta hoy llamada i griega; su voz hizo eco en hache, quien sollozando alzó la voz para decir de manera sentimental y solidaria, yo estoy contigo.

Hache se puso de pie, expuso sus motivos y sin ningún tapujo declaró abiertamente su relación con cé, pues ambos iniciaron un tórrido romance desde hace varios años, a tal grado de ubicarlas casi siempre juntas. Nosotros le damos sabor y sentido a la chinga en México, al chimichurri en Argentina, trascendimos a nuestros parientes anglos e italianos, Claude Chabrol sabe de eso, comentaba la octava letra del abecedario. A pesar que i y o están a ratos conmigo y juntos hicimos hielo y de forma holgada decimos hola, lo de ce es sentimental, juntos llegamos al matrimonio, cosas amorosas que no sucede con las vocales, continuaba su discurso hache.

En esa reunión que dio inicio con el discurso de i griega, se encontraba jota, ge, zeta, erre, pe y eme. En conjunto acordaron organizar una conspiración secreta, algo así como una sociedad que se movería en la clandestinidad, en la cual no todos pueden tener cabida.

Mientras la nueva organización clandestina creaba su carta constitutiva, hache decidió que sería importante visitar al viejo y sabio equis, pues su experiencia podría ser de ayuda, debido a que él logró imponerse a la fuerza a un cambio que los hombres del Reino de los Académicos del Lenguaje no lograron implantar, dejando a México, Texas, Xochimilco, Texcoco sin cambios. Por razones obvias, jota no deseaba asistir a casa de equis, pues el triunfo de la letra en forma de tache, significó una pérdida de posiciones y nuevos terrenos que conquistar para jota, pero en estos momentos, no podían dar marcha atrás.

En grupo, y frente a la puerta, equis se asomó justo después de escuchar toquidos. Pasen, todo mundo es bienvenido aquí, todos, hablaba la anfitriona sin dejar de mirar a jota.

Instalados dentro del domicilio, i griega tomó la palabra, habló sobre sus planes y acuerdos y deseaban conocer la postura de la letra que los recibió en su hogar. Equis explicaba que los hombres del Reino de los Académicos del Lenguaje no saben lo que hacen, son torpes y dictatoriales, son una monarquía absolutista, continuaba hablando el inusual personaje en forma de cruz. Yo ya soy muy viejo para unirme a su grupo, comparto su postura, pero a mi edad ya no soy útil para el combate, en poco puedo servir, afirmaba  equis.

Quizá su única opción sea la del trabajo guerrillero poco a poco, ya que una revuelta entre la comunidad no nos dejaría muy bien parados a nadie; es posible que si jota y ge se unen creando confusión de sonidos y be corta y be larga hacen lo mismo, obliguen al consejo del Reino a buscar soluciones para esos problemas, antes de dar como oficiales sus nuevos disparates y así poder ganar tiempo, sentenció la antepenúltima letra de todas las existentes.

Ya fuera de la casa que visitaron, en la primera sesión en algún lugar oculto de Babelia, se designó a i griega como lideresa del grupo, se votó la primer acción a tomar que consistía en  no aceptar a doble ele por sospecha de espionaje a pesar de ser una de las afectadas por los hombres del Reino de los Académicos y sus decisiones; por último se creó un fondo económico para mantener los planes de lucha.

Hache salió a la calle y leyó un manifiesto, en el cual i griega y ella se levantarían en una especie de huelga, abandonando las relaciones que podrían tener con cualquier vocal, forzando a doble ele a cubrir todos los huecos que ellas dos dejaron vacías, creando un agotamiento en la sospechosa de espía y causando confusión en haya y halla, cayó y calló, maya y malla y muchas más, ya que en todos los casos, la única opción sería doble ele.

El manifiesto será sólo el inicio de la lucha, después iremos a la isla donde viven los acentos para hacer más presión, era la última frase leída por hache antes de continuar enfrentando al torpe Reino de los Académicos del Lenguaje.

Edmar Ariel Lezama

@edmar_ariel

This article is copyrighted by International Business Times.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code