January 2, 2012 10:05 AM CST

Maestros gay llevan doble vida en Irlanda

Últimas Noticias de Mundo

Maestros gay llevan doble vida en Irlanda

Las escuelas en Irlanda pueden ser un lugar hostil para las personas homosexuales, en particular las salas de profesores.

Maestros o profesores gay, lesbianas o bisexuales en muchas escuelas irlandesas -aún dominadas por la Iglesia Católica- se arriesgan a ser discriminados o incluso despedidos si revelan su inclinación sexual debido a una ley que permite a los empleadores religiosos penalizar a trabajadores por acciones que socaven su estatus religioso.

"Cuando uno está en el sistema escolar, queda atrapado en los valores de la escuela, atrapado en el silencio", dijo Leo Kilroy, de 34 años, quien solía enseñar en una escuela primaria católica en Dublín.

"Uno sabe que si se declara gay o lesbiana podría sufrir discriminación", añadió.

La Iglesia ya no goza de su dominante posición gracias a la creciente prosperidad, el ingreso a la Unión Europea, el cambio de la vida rural por la urbana y ola tras ola de escándalos de abuso sexual. La reciente decisión de Irlanda de cerrar su embajada en el Vaticano llevó las relaciones entre ambos estados a un mínimo histórico.

Pero la influencia de la Iglesia es aún profunda en dos áreas clave: escuela y ley familiar, reguladas por una Constitución que aún carga con el legado del pasado católico del país.

Más de nueve en 10 escuelas primarias y la mitad de las escuelas secundarias son dirigidas por la Iglesia. Las juntas directivas son usualmente encabezadas por un sacerdote y, aunque el Estado paga el salario de maestros y profesores, la Iglesia aún tiene el poder de decisión en cuanto a contratos.

Kilroy declaró su homosexualidad casi cerca de sus 30 años tras dejar su trabajo en la escuela.

Ahora dicta clase a profesores y es tesorero de un grupo que representa a maestros gay, lesbianas y bisexuales de escuela primaria. Tiene 45 miembros de un sector con un estimado de 31.000 trabajadores.

"Una de las razones por las que yo fui más libre para declarar mi homosexualidad fue que estaba ya fuera del sistema escolar. Una persona gay o lesbiana en una sala de profesores tiene que autocensurarse", comentó.

CAMBIO DE ACTITUD

Hasta 1993, era un crimen cometer un acto homosexual en Irlanda, el sexo anal podía significar prisión perpetua.

Ante eso, la mayoría de las personas optaba por esconder su sexualidad. Los desfiles del orgullo gay en Dublín en la década de 1980 atraían a apenas unos cientos y a los fanáticos que se burlaban a los gritos sobre el sida.

La actitud cambió dramáticamente desde entonces. Este año, el desfile convocó a 25.000 personas, la segunda procesión más grande en el país luego de la celebración de Día de San Patricio.

Las encuestas han mostrado que la mayoría del público está a favor del matrimonio de personas de ambos sexos, incluidos católicos practicantes.

"El Señor los hizo de esa manera. Deberían tener los mismos derechos", dijo Ita Phelan, una mujer de 91 años, cuando se dirigía a la misa dominical en la principal iglesia católica de Dublín.

Pero en muchos salones de clase, donde una media hora de enseñanza religiosa y un crucifijo en la pared es la norma, poco ha cambiado.

UNA REVOLUCION SILENCIOSA

Actualmente, los adolescentes se siente más seguros sobre declarar su homosexualidad. La mayoría de los llamados al grupo de servicios juveniles BeLong To, con sede en Dublín, pertenecen a adolescentes de entre 14 y 15 años, comparados con los 19 y 20 años de quienes se comunicaban casi nueve años atrás cuando se estableció la organización.

"Está sucediendo una revolución silenciosa. La cifra de jóvenes que acuden a BeLong To se ha más que duplicado cada año en los últimos tres. Es bastante fenomenal", dijo Michael Barron, cofundador del grupo.

Más de 2.500 personas se unieron a la organización este año y decenas de miles se contactaron vía correo electrónico.

Barron trabaja con escuelas para concienciar a las personas sobre temas de sexualidad y para hacer campaña contra el acoso homofóbico, que describe como un enorme problema.

La actitud de las juntas directivas de las escuelas y de los directores, que en mayor parte ya no son monjas o sacerdotes, es clave.

"El sistema educativo tiene ese legado católico y en algunos casos es más que un legado, es cómo se enseña todavía", comentó Barron.

"Conocemos a profesores gay que no lo han dicho en las escuelas. Es un problema. Esos profesores podrían ser modelos vitales para los jóvenes, particularmente para una persona que está luchando, que piensa que es la única persona gay o transexual en el mundo", agregó.

AMOR PERO NO MATRIMONIO

Para Feargha Ni Bhroin ser lesbiana no es un problema en la escuela vocacional no religiosa en la que enseña. El problema es en casa.

Ni Bhroin y su compañera, Linda Cullen, se encuentran en un limbo legal desde que se convirtieron en madres de mellizas.

Bajo la ley irlandesa, Cullen no tiene ninguna relación con sus hijas porque no es la madre biológica. No puede adoptarlas o ser su tutor y no figura en la partida de nacimiento de las niñas.

"Si nos separamos no tendré derechos, y ellas no tendrán derechos sobre mi, por lo que no voy a tener que pagar manutención o nada si no quisiera", dijo Cullen, originaria de Dublín y que dirige una productora de televisión.

La legislación aprobada el año pasado le da a las parejas del mismo sexo que se registren como pareja civil los mismos derechos financieros que un matrimonio heterosexual, pero no una igualdad total.

Ello significa que los niños de parejas del mismo sexo, incluso aquellos de las parejas civiles, no están protegidos por la ley.

"Las niñas saben que soy su madre. Pero la ley no", dijo Cullen.

 

Copyright 2010 Thomson Reuters. All rights reserved.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code