By Edmar Ariel Lezama | December 1, 2011 9:37 AM CST

Inglaterra contra la Unión Europea

Últimas Noticias de Mercados Mundiales

Inglaterra contra la Unión Europea

 

Inglaterra contra la Unión Europea
Inglaterra contra la Unión Europea

Por estos días se oyen voces de cómo es correcto guiar a Europa y su comunidad económica en medio de su peor crisis desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Francia dice que los más fuertes deben conservar al euro como moneda de cambio, mientras los más débiles volverían a la peseta, el dracma o la lira.

El argumento de los galos para tal decisión es que mientras Alemania y Francia siguen consolidando su poderío financiero, el resto puede re organizarse de mejor forma internamente y con sus propias políticas, para de esa forma volver al euro en cuanto recuperen plena salud sus finanzas públicas. Si Grecia abandona el euro, puede dejar de seguir los mandatos del Banco Central Europeo (BCE), devaluar su moneda, favorecer el sector externo, encarecer las importaciones y a través del manejo de tasas de interés fomentar una política anti inflación y a favor del empleo.

Alemania se opone a tal propuesta, y a pesar de que no ha recurrido a la ley, esta le da la razón a los dirigidos por Merkel, pues las reglas europeas impiden la expulsión y salida de miembros una vez dentro del club.

Angela Merkel dice que los desamparados como Grecia, España o Italia se deben someter a sus mandatos y condiciones si quieren salir de la crisis. Quien manda y dicta políticas es el BCE y germanos.

Las recomendaciones alemanas son de un carácter tan impositivo, que más de un analista fuera del eje Berlín, dicen que se trata de una venganza de ellos contra el continente por las cuentas no cerradas que quedaron de la Segunda Guerra Mundial. Tales aseveraciones quedan fuera de contexto y son realmente difíciles de comprobarse. A Alemania no le conviene una Unión Europea débil y fragmentada.

Es probable que el principal eurófobo no esté en el macizo continental ni sea Alemania, si no, fuera de ella, en un país isla.

Gran Bretaña, o mejor dicho, Inglaterra, siempre ha mirado a Estados Unidos como principal socio en vez de sus vecinos. Inglaterra recibe consejos de la nación que preside Barack Obama, y muchas veces camina junto a ella.

Un primer punto de inflexión entre europeos e ingleses viene a principios del siglo XX, cuando el mundo se regía por el patrón oro, es decir, el  valor de cambio de referencia era un lingote dorado por cierta cantidad de una moneda local. En 1931 Inglaterra decide abandonar dicho acuerdo y al paso de los años apoyó a Estados Unidos, para imponer al dólar como moneda de referencia.

Varios años después, a principios del siglo XXI, Estados Unidos decidió invadir Irak, y gran parte del mundo pensó de manera acertada, que la maniobra iba encaminada a controlar el precio del petróleo. Publicaciones francesas como "Le Monde", "Le Figaro" y "Le Parisien" mostraban evidencia que Irak estaba dispuesto a vender su crudo en euros y no en dólares, por lo cual, obligaría a los Bancos Centrales no europeos a aumentar sus reservas en euros y dejar de lado poco a poco a los dólares estadounidenses.

La invasión garantizaba no sólo estabilizar precios, sino, mantener hegemonía como moneda referente. Inglaterra siempre apoyó la invasión y a Estados Unidos en la maniobra.

Hoy Inglaterra sigue fuera de la órbita euro y sus políticas económicas, y aunque no hay forma de expulsar miembros o modificar sustancialmente las políticas, el peso de Inglaterra fuera de Europa es más importante de lo que se pueda pensar.

Si Inglaterra y Estados Unidos creen conveniente que China imponga condiciones de referencia económica, lo harán sin pensar en lo que la Comunidad Europea piense o necesite.

 

 

Por Edmar Ariel Lezama

F.E.,UNAM  

edmar_ariel@hotmail.com

Twitter: @edmar_ariel  

This article is copyrighted by International Business Times.
Share

Discutir este artículo

Agregue los comentarios como invitado o Ingrese para seguir los comentarios
*Name
International Business Times Secutiry Check
Security Code